Masescena - Josep-Pere Peyró: “Lo que más me gustaría compartir con los que presenciéis la gala es la belleza de un lugar, de una tierra con un paisaje y un mar maravilloso”

AÑO VI  Número 255

07 JULIO 2022
CODIRECTOR DE LA GALA DE ENTREGA DE LOS 25 PREMIOS MAX

Josep-Pere Peyró: “Lo que más me gustaría compartir con los que presenciéis la gala es la belleza de un lugar, de una tierra con un paisaje y un mar maravilloso”

La ceremonia de entrega de los Premios Max – Menorca tendrá lugar el próximo 6 de junio en el Teatre Principal de Maó. Organizados por la Fundación SGAE, cuentan con la colaboración del Govern de les Illes Balears, el Consell Insular de Menorca, el Ajuntament de Maó, la Fundació Foment de Turisme Menorca, el Ministerio de Cultura y Deporte, a través del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), el Grupo Eulen y Ernest & Young.  La ceremonia será retransmitida a partir de las 20 horas por La 2 de RTVE, a través del Canal Internacional y de RTVE Play.

En esta ocasión, la organización ha recurrido a dos artistas baleares para llevar a cabo la dirección de la Gala, que este año tendrá como lema “Donde el mar te crea”. Ellos son el actor, director y escritor Josep-Pere Peyró, y la bailarina y coreógrafa Mar Aguiló.

Josep-Pere Peyró es actor, autor teatral y director. Ha fundado las compañías Morel Teatro, Cia Pere Peyró y La Invenció. Ha formado parte del Laboratorio Actoral del Teatro Fronterizo. Ha impartido cursos de teatro en diversos centros y universidades.

Ganó el Premi Crítica Serra d’Or con Les portes del cel (2004) y La tanca (2007). Además, ganó el Premio de la Crítica de Barcelona, por Deserts (1996), y el premio del Festival Internacional de Chile por Una lluvia irlandesa – Una pluja irlandesa (1995) y el Premio Butaca por Criatures, entre otros galardones.

Es autor de muchas otras obras, entre las que destacan Sueño (1986), Jocs d’artifici (1987), Infinito (1989), A ninguna parte (1990), Andante amoroso (1990), La trobada (1994), Maleïts (1998), Quan els paisatges de Cartier-Bresson (1995), Nina (2001), El cel és massa baix (2006), La vida lluny dels Poetes (2009) i Set maneres de ser Hamlet (2017), ganadora del premio a la mejor interpretación masculina de 2018 de la Asociación de teatros y auditorios públicos de las Islas Baleares. Ha trabajado como guionista para varias series de televisión, como Dones d’aigua y El cor de la ciutat, de TV3, y Calle nueva, de TVE.

 

¿Qué supone dirigir la Gala de la 25 edición de los Premios Max en Menorca?

La verdad es que es una bonita sensación. Significa que hay un reconocimiento hecho del trabajo hasta este momento. También la confianza de que tus capacidades y buen oficio servirán para llevar a buen puerto la propuesta.

También una responsabilidad. La respuesta por mi parte no fue inmediata. Cuando me llamó Antonio Onetti estaba haciendo un monólogo que yo he escrito e interpreto titulado Siete maneras de hacer Hamlet, y pensé, por un momento, que me llamaba para ejercer de presentador de la gala. Y evidentemente yo no me veía presentando. Finalmente se aclaró y me propuso codirigir la gala junto a Mar Aguiló.

 

¿Qué vais a plasmar en la Gala? ¿El mar es el eje de esta propuesta artística?

Al principio, cuando me planteé la escritura de la gala, me marqué unos objetivos. Por una parte, cómo me gustaría que fuera, y, además, qué es lo importante que tienes que organizar y dramatizar en el escenario. Hay varios aspectos que yo puse sobre la mesa. El primero es que la gala supone una celebración, y es lo más importante. Es la celebración de unos premios, de un reconocimiento a una labor artística de las artes escénicas, y, por tanto, es un instante de alegría, de reconocimiento, de oportunidad… de una serie de profesionales y compañías, además de visualizar su trabajo y dar las gracias por esos premios, no solo los premiados, también los finalistas. Lo más importante es que es una fiesta a la creación.

La segunda cosa importante es que la SGAE organiza este recorrido a través del territorio español, y que este año le corresponda a las Islas Baleares significa que es el otro componente importante, visualizando los talentos y las capacidades artísticas que tiene nuestro territorio y la gente que lo habita artísticamente. De alguna manera tiene que ser también un reconocimiento al talento que existe en nuestra tierra.

La tercera parte que yo me planteé que tenía que tener el guion de la gala es el tema de que los Baleares también tenemos una forma de estar y de ver el mundo. Cómo estamos y cómo vemos el mundo desde la isla, desde este archipiélago tan peculiar que está rodeado por el mar. Por estar fuera y dentro, por estar aislados. La complejidad que significa vivir en una isla y conectarte artísticamente con el resto del territorio.

Una vez decidido esto el resto fue muy sencillo. Una vez que eres capaz de plasmar cómo estamos y cómo vemos el mundo, llegamos a la conclusión de que somos mar. Mar Mediterráneo. Un mar que es el crisol de la cultura, y, sobre todo, donde nacen las artes escénicas. Un mar antiguo que bañó Grecia. Ese mar Mediterráneo será lo que identificará y lo que nos permitirá enseñar al resto del territorio cómo somos y cómo estamos en el mundo.

Ese mar, también, como un personaje dramático, nos permite articular, presentarlo como un mar que viene de una historia muy rica y muy importante en la formación de nuestras artes escénicas. Un mar presente, también, tempestuoso, terrible, guerrero, un mar combativo, y trágico, y dramático, que nos permite presentar otra parte de cómo somos y cómo estamos, y cómo nos presentamos artísticamente en el mundo. Y un mar festivo, sensual, sexual, divertido, que es esa parte mediterránea que tenemos que nos conecta con una forma de estar y de vivir la vida.

Un mar fusión de muchas culturas, un mar que artísticamente bebe de muchos lugares y que se comunica con muchos lugares. Ese mar como personaje dramático nos permite presentar todas las participaciones artísticas de la gala, y nos permite organizar cómo damos los premios y cómo lo reciben los premiados.

Es un mar que se completa con la parte de danza, que está llevando Mar Aguiló, que es toda la parte coreográfica, visual y de movimiento, y a partir de ahí es como nos vamos a presentar.

 

¿Cómo va a ser la puesta en escena si hablamos de escenografía, iluminación, vestuario…?

Todo transcurre en un día. Al principio de la gala amanece, entramos en la gala, en ese mediterráneo, en ese mar que aparece en escena, y a partir de ahí se van articulando varios momentos del día (el mediodía, el atardecer, el crepúsculo, y finalmente, la noche). La iluminación está inspirada en los colores de las escuelas mallorquinas de pintura. Sobre todo, en las escuelas que estuvieron en el norte, con grandes pintores que dejaron su impronta en una forma estética de ver los colores de la isla.

Veremos en el transcurso cómo va tomando diferentes formas ese mar. Ese mar estará presente a través de una tela que estará físicamente apareciendo y desapareciendo. Una gran ola que irá jugando. Es donde nace todo, y adonde todo vuelve. La ola arrojará o depositará diferentes personajes al escenario para que ellos presenten la gala.

La música tiene que ver también con este ambiente mediterráneo. Los ritmos mediterráneos estarán mezclados con otras realidades que vienen de lo presente. Las intervenciones que habrá de los artistas invitados todas tienen que ver con esto, con este mar Mediterráneo. En realidad, lo que queremos es que, en el transcurso de un día, en diferentes momentos de la gala, enseñar eso, que todo tenga un recorrido. Nace, tiene su cénit, y luego muere.

 

Peyro Josep Pere1

 

¿Cómo ha sido el trabajo con Mar Aguiló?

Yo creo que apasionante. Mar y yo no nos conocíamos. Los dos somos mallorquines pero formados fuera de Mallorca. Además, somos de generaciones diferentes, ella es mucho más joven que yo. En un momento se va de la isla, como todos, a formarse fuera, pero tiene contactos aquí, vuelve, colabora. Salió la oportunidad de poder trabajar juntos y creo que ha habido una gran conexión. Sabemos que toda codirección es una negociación. Hay momentos en que ella ve las cosas de una manera y yo las veo de otra. Esto aumenta con la diferencia de edad. Nos sentamos, lo hablamos, lo negociamos, y llegamos a concreciones artísticas que nos satisfacen a los dos y en las que ambos cedemos un poco de nuestro terreno personal. Ella aporta y conecta a todo el equipo de iluminación, es ella la que contacta con ellos. La parte de vestuario bebe del diseño de Cortana. La parte de los bailarines es lo que ella aporta a la gala, y yo aporto más la parte de escritura, la parte dramática, la parte de los elementos, y la parte más de las escenas teatrales y de la liturgia de todo el acto. Ha sido muy rico, muy fácil, y la verdad que es muy satisfactorio.

 

¿A qué huele el mar mediterráneo?

Pues eso es una cosa muy personal y muy bonita. Yo te diré a qué me huele a mí. A mí el mar Mediterráneo me huele a alga. Toda la vida. Yo soy de un pueblo del norte de Mallorca. Toda mi familia ha sido pescadora aficionada. Hemos pescado, he hecho vela, he vivido en un velero… El mar tiene muchos olores, la brisa marina te trae muchas cosas. Pero cuando en algún momento paso por alguna playa en la que hay un alga reposando en la arena y que se está pudriendo, ese olor a mí me abre una caja, la memoria involuntaria, y me trae unos recuerdos de infancia maravillosos.

 

Los que presenciemos la gala, ¿nos traerá ese recuerdo?

Lo que más me gustaría compartir con los que presenciáis la gala es la belleza de un lugar, de una tierra con un paisaje y un mar maravilloso. Si nosotros pudiéramos dejar una pequeña impresión… Un artista sólo puede aspirar a eso, a dejar una pequeña impresión de su sentir. Si nosotros pudiéramos dejar una pequeña impresión de la belleza extraordinaria que representa vivir en este ciclo en el que vivimos, eso sería maravilloso.

 

Va a dirigir una de las galas más importantes de entrega de premios de artes escénicas que hay en nuestro país. Se retransmitirá por la 2 de televisión española. ¿Esto es un espaldarazo?

Te voy a ser muy sincero en este sentido. Llevo un poco más de 30 años de vida profesional. Ha habido momentos en los que he sido premiado, he recibido premios, y que aparentemente esos premios parecía que iban a ser un gran espaldarazo, y no ha pasado nada. No ha sucedido nada.

Profesionalmente nunca me he enfrentado a tener que organizar una gala. Es un género teatral distinto, dijéramos. Este hecho significa tener la oportunidad que me han dado de poder explorar un territorio artístico en el que hasta ahora nunca me había asomado. Ese es el gran reto, ese es el premio. Después, no va a ocurrir nada. Mi vida va a seguir igual, voy a seguir con mis proyectos, haciendo mis funciones, mis obras de teatro, escribiendo como escribo ahora… No va a pasar nada.

 

Noticias relacionadas