Masescena - Eusebio Poncela: "Ser actor es una cuestión de inteligencia, no sólo de aptitudes, para salir indemne de un amaneramiento muy común"

AÑO VI  Número 277

08 DICIEMBRE 2022
SE ENCUENTRA INTERPRETANDO "EL BESO DE LA MUJER ARAÑA" EN EL TEATRO BELLAS ARTES DE MADRID

Eusebio Poncela: "Ser actor es una cuestión de inteligencia, no sólo de aptitudes, para salir indemne de un amaneramiento muy común"

La carta de presentación de Eusebio Poncela en internet, en cualquiera de las páginas que hablan sobre su biografía, es la de un actor madrileño que también es pintor, productor y guionista. En la mochila de Poncela hay casi sesenta producciones cinematográficas, más de veinte obras teatrales, y casi veinticinco series de televisión con sus respectivos capítulos. Una intensa trayectoria artística que hacen del madrileño un imprescindible de la escena española.

En la actualidad ha vuelto a las tablas a las órdenes de Carlota Ferrer, con quien ya trabajara en la producción "Esto no es la casa de Bernarda Alba", y como compañero de Igor Yebra, con quien también trabajara en la misma producción. En El beso de la mujer araña, texto escrito por el argentino Manuel Puig, interpreta a Molina, un personaje aparentemente sencillo dentro de una trama simple, pero que parece no ser tan simple ni tan sencilla, según palabras del propio Eusebio Poncela.

 

Eusebio Poncela 1

 

En un terreno mucho más personal, metido en arenas movedizas, pues Eusebio Poncela es bastante impredecible, cuando se le pregunta por su mejor hora del día no sabe cuál es. Dice que de los siete días que tiene la semana, cada uno de ellos es distinto. Es tan sencillo como chuparte el dedo, y ponerlo a modo de veleta, y según vaya el viento pues así. De pequeño quería ser una mezcla entre Bambi y Esther Williams. Como él mismo dice, una complicación. El juguete de la infancia que recuerda con más cariño es uno de los que aparece proyectado en los videos de la función. Un muñequito que daba vueltas con un palo. La primera oportunidad profesional reconoce que se la dio él mismo. Cuando se encuentra solo delante de un espejo afirma tener al espejo muy domesticado. Con cara de picardía me contesta a la siguiente pregunta. Del rasgo físico del que se siente más orgulloso prefiere no decírmelo. Quizá sea una parte que muy pocos puedan conocer. Por cualquier causa sería capaz de mentir. Le encanta mentir. “Mentir es muy divertido siempre que no estés jodiéndole la vida a nadie”. Prefiere fantasear, no mentir. Se avergüenza con mucha facilidad. Además, le encanta avergonzarse. Cree que es muy sano. Al otro sexo no le envidia nada, pero porque es muy poco envidioso. Reconoce ser inteligente, pero la envidia, que es un rasgo de la inteligencia, no entra dentro de sus planes. No tiene infierno particular. “Es feliz como una perdiz”. Le gustaría ser el protagonista de la próxima película que va a rodar. No quiere contestar con quién pasaría una noche. "¿Te escribo un libro? ¿Te hago un plano? Sería una lista interminable", contesta.

Salido de un ambiente obrero, se educó hasta los nueve años en el populoso y matritense barrio de Vallecas escapándose varias veces de casa y siendo expulsado de ocho colegios. Tiene una hermana escultora que dirige una escuela gratuita para personas con discapacidad intelectual. De su padre, "un socialista culto que murió a los ochenta años ayudando a los demás", sin oficio fijo en la posguerra, dijo: "Era muy buena persona, tan bueno y delicado que estaba despersonalizado y acabaron con él... Era una persona machacada por una guerra en la que luchó en el bando perdedor, y por lo que sucedió después".​ Desde los tres años quiso ser actor y participó en funciones escolares; siendo aún muy joven ya frecuentaba el gimnasio y hacía yoga. Tras graduarse en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD), empieza a actuar en teatro a mediados de la década de los sesenta. Debuta con la obra Mariana Pineda de Federico García Lorca, junto a María Dolores Pradera, y es sobre las tablas donde triunfa plenamente. Protagoniza Romeo y Julieta junto a María José Goyanes y uno de sus primeros éxitos en el Teatro Español es Marat-Sade en la compañía de Adolfo Marsillach. A partir de 1970 compagina su actividad teatral con trabajos en cine y televisión; para Estudio 1 protagoniza, entre otras, Los bandidos, de Schiller, junto a Juan Diego y Marisa Paredes. Viaja a Londres, a París y a Nueva York.

Interviene en películas como Fuenteovejuna o La muerte del escorpión, alternando papeles protagonistas y secundarios, pero desdeñando siempre los papeles comerciales y pro pane lucrando, ganándose fama de actor desobediente, marginal y descarado.

 

Eusebio Poncela 2

 

Arrebato

Despunta en el séptimo arte a partir de Arrebato (1979), película innovadora de Iván Zulueta donde el poder de absorción de la heroína corre paralelo al poder hipnótico de la imagen. Es una película de carácter vanguardista, tanto en la forma como en su contenido. Se estrena en el contexto de la movida madrileña, es un fracaso de crítica y público pero se convierte en película de culto poco a poco permaneciendo en la sombra durante la década de los 90, hasta su reestreno en 2002 y su reedición en DVD.

Eusebio Poncela interpreta a José Sirgado, un director de cine de treinta y pocos años que acaba de montar su última película. Su adicción a la heroína hace que su perspectiva del mundo real sea distorsionada, como en un sueño. Aunque es serio y de personalidad inestable, su carácter mejora al recibir las grabaciones de Pedro, con el que comparte su pasión por el cine. Más tarde hará también con Zulueta el filme Párpados. En el mismo año de Arrebato protagoniza Operación Ogro, dirigida por Gillo Pontecorvo, polémica por plantear el asesinato del almirante franquista Luis Carrero Blanco por un comando terrorista de ETA.

 

El éxito y Los gozos y las sombras

El gran éxito de popularidad le llega con su papel de Carlos Deza en la serie Los gozos y las sombras (1982), adaptación de la obra literaria de Gonzalo Torrente Ballester con Charo López, Amparo Rivelles y Carlos Larrañaga en los demás papeles principales. Anteriormente había participado en Curro Jiménez y más tarde, también para TVE, protagoniza Las aventuras de Pepe Carvalho, serie inspirada en las novelas policíacas de Manuel Vázquez Montalbán.

 

Eusebio Poncela y El beso de la mujer aranaEusebio Poncela (dcha.) en una imagen promocional de la obra de Puig "El beso de la mujer araña"

 

Trabajo con Pedro Almodóvar

En la década de 1980 se convierte en un actor popular del cine español. En 1986 participa en la película Matador y al año siguiente en La ley del deseo

Matador, realizada en 1986, producida por Andrés Vicente Gómez bajo la dirección de Pedro Almodóvar, contó con las actuaciones de Eusebio Poncela como el comisario, Assumpta Serna, Antonio Banderas y Nacho Martínez. 

La ley del deseo cuenta la historia de Pablo (Eusebio Poncela), un director de cine homosexual que conoce a Antonio (Antonio Banderas) la noche del estreno de una de sus obras, lo que traerá trágicas consecuencias. Una escena conocida, que fue bastante polémica en su momento, es la que muestra a Antonio manteniendo sexo anal con Pablo.

 

Películas destacadas

Trabaja con directores como Carlos Saura (El Dorado), Imanol Uribe (El rey pasmado) y destaca en El arreglo o en Diario de invierno. En 1986 trabaja con Pilar Miró (Werther). Por entonces dejó su adicción a la heroína, que contrajo desde treinta años atrás y combatió expatriándose a Argentina.​

 

Argentina, cine y tv

Durante un tiempo desaparece de la escena española y se traslada a Ushuaia (Argentina), la ciudad más austral del mundo, donde se desengancha; viaja luego por la Patagonia y por la provincia de La Rioja junto a los Andes. Se instala una temporada en casa de sus amigos Cecilia Roth y Fito Páez y recibe la llamada de Adolfo Aristarain para interpretar a Dante en Martín (Hache), cosechando excelentes críticas. Hace allí una exposición de sus pinturas. En 1993 participa como protagonista en el videoclip Matador de la reconocida banda de rock argentina Los Fabulosos Cadillacs.

En 2001 comparte protagonismo con Ángela Molina en Sagitario, debut en la dirección de Vicente Molina Foix e interviene en la miniserie Viento del pueblo, biografía de Miguel Hernández a quien da vida Liberto Rabal. Otras películas recientes son Tuno negro, Remake, Los Borgia o Teresa, el cuerpo de Cristo.

Prosigue exitosamente su carrera en teatro, y participa en coproducciones como Intacto, junto a Max von Sydow, por la que es candidato al Premio Goya como mejor actor, o la argentina Hermanas, de Julia Solomonoff, que revisa el antes y el después de la dictadura militar.

En 2004 recibe el Premio Nacional de Cinematografía Nacho Martínez que cada año otorga el Festival Internacional de Cine de Gijón.

En 2015 en la serie Carlos, Rey Emperador interpretó al cardenal Cisneros, papel que interpretó anteriormente en la serie Isabel. ​También ese año aparece como Cisneros en un capítulo de la primera temporada de El Ministerio del Tiempo.

 

Noticias relacionadas

Últimas noticias
Play
Play
Play