Masescena - 80.000 espectadores llenaron la 38ª edición de Veranos de la Villa que recuperó las calles de Madrid

AÑO VI  Número 276

28 NOVIEMBRE 2022
UNA EDICIÓN CON MÁS DEL 66% DE ACTIVIDADES GRATUITAS, PRESENCIA DE 725 ARTISTAS Y PROPUESTAS TANTO CONSAGRADAS COMO EMERGENTES

80.000 espectadores llenaron la 38ª edición de Veranos de la Villa que recuperó las calles de Madrid

Veranos de la Villa, el festival organizado por el Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, ha clausurado su programación el pasado 28 de agosto con un concierto gratuito en el Estanque de El Retiro celebrando el Año Benlliure con la interpretación de Carmina Burana, al que asistieron 20.000 personas. El Coro Nacional de España ha sido el encargado de poner el broche de oro a una edición repleta de propuestas que ha contado con 80.000 asistentes en 35 escenarios de la ciudad, de 12 distritos.

Más de 206 citas, entre todas las funciones, conferencias y exposiciones, que han tenido lugar en 35 escenarios de la ciudad en una intensa agenda de música, teatro, circo, cine, moda, danza y arte contemporáneo
El festival toma de nuevo las calles con una gran afluencia de público a las actividades gratuitas y con más del 50% de entradas agotadas en sus espectáculos
Una programación con nombres propios: John Malkovich, Argentina, José Luis Gómez, Antonio Najarro, Omara Portuondo, Martirio, Alizzz y Andrés Salado, entre otros
Gran presencia internacional con artistas de 14 países: Uruguay, Austria, Suiza, Francia, Portugal, Alemania, India, Canadá, Italia, Perú, Marruecos, Cuba, Japón y Corea del Sur
Kiko Veneno desveló el misterio del artista del concierto Algo inesperado de esta edición
El Coro Nacional de España clausuró este año el festival con Carmina Burana, en el Estanque Grande de El Retiro, dentro del Año Benlliure, con 20.000 espectadores
Madrid se llenó de color en homenaje a Ouka Leele recuperando el cartel que diseñó para Veranos de la Villa en 1996 y con una nueva versión de este mítico cartel realizada por el artista Borja Bonafuente
El 100% de las actividades han contado con medidas de accesibilidad para personas con discapacidad

En 2022, Veranos de la Villa ha tomado de nuevo las calles de la ciudad, consolidando Madrid como capital multicultural con propuestas exclusivas, estrenos, espectáculos en directo y exposiciones para todos los públicos y todas las generaciones en diversos espacios. Además, la agenda cultural ha tenido una gran vocación internacional con presencia de artistas de Uruguay, Austria, Suiza, Francia, Portugal, Alemania, India, Canadá, Italia, Perú, Marruecos, Cuba, Japón y Corea del Sur y nombres consagrados como el de Omara Portuondo y John Malkovich.

Para la imagen de este año, que ha tenido como eslogan “Me enamora Madrid”, el festival quiso rendir un sentido homenaje a Ouka Leele (Bárbara Allende, Madrid, 1957-2022) recuperando el cartel original que la fotógrafa y pintora madrileña hizo para Veranos de la Villa en 1996. Junto a esta imagen tan icónica, el artista Borja Bonafuente creó una versión actual de ese mítico cartel, ahora pintado en un cuadro al óleo hiperrealista y con María Roselfeld, hija de Ouka Leele, como protagonista.

Estas dos imágenes han llenado de color de color calles, pantallas y marquesinas de la ciudad, desde que la compañía portuguesa S.A. Marionetas – Teatro & Bonecos y su espectáculo Lúmen · uma história de amor dieran el pistoletazo de salida a la programación en la renovada Plaza de España el 5 de julio con más de 3.500 asistentes. Desde ese día, Veranos de la Villa – “La playa de Madrid”, en palabras del alcalde José Luis Martínez-Almeida durante la presentación de la cita veraniega el pasado mes de junio– ha ofrecido 206 citas, entre todas las funciones, conciertos, exposiciones y conferencias de las más de 103 actividades culturales programadas, y ha contado con la presencia de 725 artistas de compañías y propuestas tanto consagradas como emergentes.

La delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, ha destacado que “este año Veranos de la Villa ha recuperado la normalidad, con escenarios en las calles y plazas madrileñas y aumentando sus espacios. Además, el festival ha mantenido su doble vocación de cuidar al tejido cultural local y ser el rompeolas de España, logrando atraer nacionales e internacionales”.

En esta edición la ciudad de Madrid también ha recuperado la alegría de sus Veranos de la Villa incrementando el número de espacios donde ha tenido lugar su programación respecto a años anteriores. Sus sedes han sido el Centro Cultural Conde Duque, Palacio de Fernán Núñez, Parque de la Bombilla, Espacio Abierto Quinta de los Molinos, Instituto San Isidro, Centro Cultural Pozo del tío Raimundo, Parque de El Retiro, Plaza de España, Fundación Carlos de Amberes, Naves del Español en Matadero, Fundación Juan March, Teatro Español, Explanada Negra Multiusos, Madrid Río, Serrería Belga, Auditorio Parque El Paraíso, Real Jardín Botánico, Teatro Circo Price y los Centros deportivos municipales de La Elipa,

Aluche, Cerro de Almodóvar, Plata y Castañar y Hortaleza. Además, más del 66% de actividades fueron gratuitas y, en aquellas con adquisición de entrada, se colgó el cartel de “localidades agotadas” en el 50% de ellas, como fue el caso de los conciertos de Quique González, No te va gustar, Omara Portuondo, Bate Fado, The Infernal Comedy · Confesiones de un asesino en serie o Bollywood. The Show.

Así mismo, el festival ha mantenido su apuesta por la accesibilidad con herramientas como los paseos escénicos, bucle magnético, sobretitulado, sonido amplificado o reserva de localidades para personas con limitaciones de movilidad. Un compromiso que ha permitido acercar la cultura a todas las personas, independientemente de sus necesidades de apoyo, y que ha supuesto que el 100% de las actividades contasen con medidas.

 

Danza para celebrar el verano

Como en ediciones anteriores, la danza ha tenido gran presencia en la programación del festival. En Plaza de España se pudo disfrutar del espectáculo de danza contemporánea sobre patines Roulettes et Violoncelle, de la compañía Le Patin Libre, en colaboración con la Embajada de Canadá en España, y una compañía madrileña de danza, la del exdirector del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro, fue la encargada de inaugurar la programación en el Patio Central del Conde Duque con el exitoso estreno de Querencia. Días después, también fue el turno del madrileño Sergio Bernal, que presentó en el mismo espacio, su primer trabajo de creación, SER.

Por otro lado, Lizt Alfonso Dance Cuba, la compañía de danza más importante de Cuba, llegó a Madrid para mover a la ciudad al ritmo del chachachá, mambo, rumba, conga y bolero con ¡Cuba vibra!, uno de sus montajes más celebrados. Y los portugueses Jonas&Lander, presentaron, en colaboración con el Instituto Camões y la Embajada de Portugal en España, su última creación Bate Fado, un espectáculo híbrido entre la danza y el concierto, que ha sido una de las grandes sorpresas para el público de esta edición.

La presencia internacional continuó con la visita del Groupe Acrobatique de Tanger y Maroussia Diaz Verbèke y su apuesta más reciente, FIQ (¡Despierta!), un montaje lleno de energía, luz y dinamismo en el que las acrobacias de una quincena de jóvenes convivieron con los scratches de DJ Key y el mundo visual de Hassan Hajjaj, conocido artista y fotógrafo marroquí.

Enmarcado en la conmemoración del 75º aniversario de su independencia, Veranos de la Villa, en colaboración con la Embajada de la India, presentó Bollywood. The Show, que trasladó a los espectadores del Patio Central de Conde Duque a la mágica y misteriosa India.

La última semana del festival fue el turno de Mulïer, un espectáculo de danza sobre zancos de la compañía Maduixa, que participó en Expo Dubái en el marco de la programación cultural del Pabellón de España. Un homenaje a todas las mujeres que reclaman su derecho de bailar y recorrer libremente las calles y plazas de nuestra sociedad, que se pudo disfrutar en colaboración con Acción Cultural Española.

 

VeranosVilla2022 marcosgpunto"Carmina Burana". Coro Nacional de España

 

Grandes propuestas escénicas

Las artes escénicas tampoco podían faltar a su cita con el festival de ocio y cultura del verano madrileño. El ciclo Magia a ojos vistas, en la Fundación Juan March, incluyó espectáculos de magia –a cargo de nombres como Juan Tamariz, Sergi Buka, Miguel Muñoz o Inés La Maga–, exposiciones y proyecciones de cine, a las que el público pudo acceder de manera gratuita y que respondió de forma masiva agotando todas las sesiones.

El narrador Yoshi Hioki y la intérprete de arpa japonesa (koto) Chisa Majima trajeron al Teatro Español Cuentos y leyendas de Japón, una fusión de cuentos y música ancestral para adultos que se realizó especialmente para Veranos de Villa, en colaboración con la Embajada del Japón en España y Japan Foundation. Los más pequeños también tuvieron su ración de cuentos tradicionales en Mukashi, mukashi.

Uno de los escenarios al aire libre, Espacio Abierto Quinta de los Molinos, recibió a Micro-Shakespeare, curiosa aproximación al dramaturgo inglés de la mano de Laitrum Teatre donde los actores reciben instrucciones a través de unos auriculares y mueven los objetos de la caja siguiendo instrucciones sin saber el motivo.

Por su parte, el Patio Central de Conde Duque acogió The Infernal Comedy · Confesiones de un asesino en serie. El conocido actor estadounidense John Malkovich llegó a Veranos para interpretar este drama para un actor, dos sopranos y orquesta que está basado en la historia real del homicida Jack Unterweger (1950-1994). Y en el Teatro de Conde Duque se pudo ver La realidad, una reflexión a cargo de Darío Facal y Pedro Cantalejo sobre la influencia de las redes sociales en nuestras vidas.

Días después, la Plaza A de Matadero Madrid fue el escenario para Muljil, una performance del colectivo coreano Elephants Laugh en la que se contó con comunidades locales para formar parte de ella, explorando temas sociales con el objetivo de estimular al público a que reflexione sobre cómo se perciben a sí mismos y los límites de nuestra sociedad. Con la colaboración de la Embajada de la República de Corea.

Saramago en compañía, el recital poético homenaje a José Saramago a cargo del actor, director y académico de la Real Academia Española, José Luis Gómez, arrancó la programación en el Claustro del Pozo del Instituto San Isidro, donde también tuvo lugar el estreno de Trivium, un espectáculo creado en exclusiva para el festival por el multiinstrumentista Wolfrank Zannou, la primera bailarina del Ballet Nacional de España Inmaculada Salmón y el actor y escritor Mario de la Rosa. La programación en este espacio la clausuró el teatro clásico con Lope y sus Doroteas o Cuando Lope quiere, quiere, con texto de Ignacio Amestoy con dirección de Ainhoa Amestoy.

 

Un verano sin circo no es verano

El arte circense también ha tenido un papel destacado en la programación, con la colaboración de Teatro Circo Price en varios de estos espectáculos. En el primer fin de semana del festival, la compañía Tiritirantes, presente en la programación del Pabellón de España en Expo Dubái 2020, estuvo en la Plaza del Centro Cultural Pozo del tío Raimundo y la Avenida de Arcentales, junto al Auditorio Parque El Paraíso, para hacer las delicias de los más pequeños y adultos con Ulterior el Viaje. En colaboración con Acción Cultural Española.

Y la programación continuó con dos estrenos: MDR - Muerte de risa, a cargo de Los Galindos, Premio Nacional de Cultura 2016, y Eins Zwei Drei, del artista suizo Martin Zimmermann, en colaboración con la Embajada de Suiza en España.

También se pudo disfrutar de La casa de los dedos, de los madrileños Conejo Salvaje, que tuvo su puesta de largo en el festival como compañía y se pudo ver en julio el único montaje de gran formato para todos los públicos del Patio Central de Conde Duque, Xarma. Un espectáculo multidisciplinar que Oreka TX ha creado con Txalapart ART buscando recuperar "a los niños y las niñas que llevamos dentro", esa sensación de magia que se pierde con los años.

La programación circense del festival continuó con Fuego Salvaje, de Wilbur –actor madrileño conocido por sus vídeos virales en redes– que presentó, a corazón abierto, una historia real y arrebatadora con una sensibilidad tan arriesgada como cualquier deporte extremo.

El Patio Sur de Conde Duque también acogió con acceso gratuito para el público, Maña, de Manolo Alcántara, Premio Nacional de Circo 2021, a medio camino entre la instalación artística y lo escénico.

 

Los sonidos de Veranos de la Villa

El Centro Cultural Conde Duque se convirtió un año más en el escenario para la mejor música y en una de las sedes principales del festival al acoger 22 de sus propuestas culturales, entre ellas el estreno de la zarzuela La Revoltosa en la versión de la Compañía Teatral Clásicos de la Lírica. Este clásico del género madrileño por excelencia se presentó durante tres días en el Patio Central.

La inauguración de la programación musical corrió a cargo de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid, con dirección de Jan Corber, interpretando María de Buenos Aires, con la participación de Carlos Hipólito. También se pudo disfrutar de los directos de Quique González –presentando su nuevo disco, Sur en el valle– y Argentina –con La vida del artista–. Ya en el mes de agosto fue el turno de los uruguayos No te va gustar, una de las bandas de rock en español más conocidas de Latinoamérica. Un concierto en el que no faltaron hits como No era cierto, No hay dolor, A las nueve o Cero a la izquierda y que contaron con el grupo malasañero Durden, con el televisivo Diego Losada en sus filas, de telonero.

El Palacio de la Fundación Carlos de Amberes, nuevo espacio en esta edición, también se convirtió en escenario musical del festival con Músicas para un rey / VIII Centenario nacimiento Alfonso X el Sabio, a cargo de Artefactum, uno de los conjuntos más emblemáticos de la música española de los siglos XII, XIII y XIV, que llegó al festival de la mano de Acción Cultural Española.

Veranos de la Villa fue el lugar elegido por Omara Portuondo, una de las grandes exponentes de la música tradicional cubana, para despedirse del público madrileño en la que ha anunciado como su última gira mundial: Vida. Una velada mágica con la que Portuondo anticipó su adiós a los escenarios internacionales tras una carrera plagada de grandes momentos.

La llegada de agosto dio paso a la música que se escucha en Madrid con las voces y acordes de Interrogación Amor, Jordana B, Baywaves y Germán Salto en una nueva edición de Sonidos en el Patio, para medir la efervescencia de la escena de aquí. Alizzz presentó Tiene que haber algo más, un ambicioso proyecto post-indie donde brillan las guitarras y las afiladas ideas de producción, con Judeline abriendo la noche para él. Y Kiko Veneno develó el misterio de esta edición del concierto sorpresa, Algo inesperado, haciendo vibrar el recinto del Patio Central de Conde Duque con sus potentes temas de ayer y de hoy.

En el Claustro del Pozo del Instituto San Isidro, Verde Prato, en colaboración con Etxepare Euskal Institutua, y Maestro Prada recuperaron la tradición musical vasca y murciana llevándolas a lugares insospechados y por ello sorprendentes y emocionantes, y el compositor, artista y desarrollador de software alemán Robert Henke llegó al Claustro del Pozo a presentar su espectáculo Dust, electrónica ambiental basada en la síntesis granular desarrollada a oscuras y con múltiples altavoces alrededor del público.

 

Los más jóvenes en Veranos de la Villa

Veranos de la Villa es un contenedor de propuestas innovadoras como el festival La Sub25. El festival de talento joven de Madrid, organizado por 21distritos, en su segunda edición estuvo orientado a la cultura urbana y se pudo disfrutar en el entorno de Madrid Río (Explanada Negra, Nave de Terneras y el Skate Park) del buen hacer de artistas consagrados y emergentes de hasta 25 años como Dora o Sara Socas.

También ha continuado este año la singular propuesta Cine Caliente, comisariada por La Juan Gallery, que ha proyectado seis clásicos del celuloide en el cine de verano del Parque de la Bombilla. Las proyecciones se vieron interrumpidas de manera continuada para ser analizadas, comentadas y animadas musicalmente por las duplas Rosa Belmonte y Meneo; Eduardo Navarrete y Gela; Lalachus y Lúa Gándara; Ger y Laura Put; Brays Efe y Rev Silver; y Pupi Poison y Cascales.

Además, en Residencias en corto, la Academia de Cine dio lectura a los ganadores de la cuarta edición del Programa de Residencias que la institución cinematográfica realiza con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid y Madrid Film Office

 

La canción del verano en la piscina

En esta edición, el festival ha recuperado las piscinas municipales como escenario de su programación. ¡Splash! Así suena el verano ha sido la propuesta estival que ha recogido los sonidos generados en las piscinas para conseguir crear la o las canciones del verano, unas piezas alegres y frescas, fruto de la participación ciudadana. La caravana-estudio de grabación de Chico-Trópico paró en cinco piscinas de la ciudad para, entre todos, crear el hit estival.

 

El arte, la moda y la botánica

Durante todo el festival, Serrería Belga ha acogido Robotizzati. Experimentos de Moda Italiana, la exposición creada y comisariada por Stefano Dominella con la dirección artística de Guillermo Mariotto. Organizado por Veranos de la Villa, la Embajada de Italia en España y el Instituto Italiano de Cultura de Madrid, este proyecto expositivo ha aunado arte, moda y robot y ha recorrido la influencia que la cultura de los robots ha tenido sobre la moda.

El Palacio de la Fundación Carlos de Amberes también se convirtió en el escenario idóneo para mostrar el trabajo conjunto entre el talento de artistas peruanos y el invalorable apoyo de las galerías españolas en pro del éxito y visibilidad internacional de estos magníficos creadores, en la exposición 12 + 10: Arte contemporáneo del Perú, realizada en colaboración con la Embajada del país andino.

Además, en colaboración con Casa Asia y la Fundación de Ferrocarriles Españoles, ponentes e investigadores hablaron sobre los jardines orientales de la Ruta de la Seda. Estas conferencias acompañaron a los dos proyectos que Casa Asia presentó en el Real Jardín Botánico de Madrid. Por un lado, la instalación Un jardín zen negro, construido con las cenizas del volcán de Cumbre Vieja de la Isla de La Palma, y, por el otro, el proyecto expositivo La risa de las flores que reúne obras de 14 artistas asiáticos y españoles que han investigado la cultura de las flores en Asia.

 

Noticias relacionadas

Últimas noticias
Play
Play