Masescena - La directora y actriz Natalia Menéndez recibe el 6 de febrero el grado de Caballero de la Orden las Artes y las Letras de Francia en la embajada francesa

AÑO VII  Número 341

27 FEBRERO 2024
LA DISTINCIÓN RECONOCE A PERSONALIDADES QUE HAN DESTACADO POR SUS CREACIONES EN EL ÁMBITO ARTÍSTICO O LITERARIO O POR LA CONTRIBUCIÓN QUE HAN APORTADO A LA DIFUSIÓN DE LAS ARTES Y LAS LETRAS EN FRANCIA Y EN EL MUNDO

La directora y actriz Natalia Menéndez recibe el 6 de febrero el grado de Caballero de la Orden las Artes y las Letras de Francia en la embajada francesa

Natalia Menéndez

La directora teatral y actriz Natalia Menéndez recibirá el martes 6 de febrero en la embajada de Francia en España el grado de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, una distinción que este país entrega a las personas que han destacado  por sus creaciones en el ámbito artístico o literario o por la contribución que han aportado a la difusión artística y literaria en el país galo y en el mundo.

De madre francesa y sobrina de quien fue director de la prestigiosa Comédie Française, Jean-Pierre Miquel, Menéndez ha dirigido montajes de autores del país galo como Molière, Topor, Marguerite Duras o Yasmina Reza

“Siento un agradecimiento profundo y es un honor para el que una tiene que estar a la altura”, explica Natalia Menéndez, a quien la noticia de la concesión le llegó durante la pandemia. Este reconocimiento es muy especial para ella, porque es francoespañola (su madre es francesa) y tiene la doble nacionalidad. De modo que a esta alegría personal al concedérsele tal distinción se le suma la que ha despertado entre su propia familia francesa. “Pensé en mi madre cuando me lo comunicaron, en la ilusión que le iba a hacer a mis familiares de allá”.

Francia ha sido un continuo en la vida de Natalia Menéndez. Una figura importante en su vida fue su tío Jean-Pierre Miquel, quien ejerció como administrador de la Comédie Française, donde tiene una sala con su nombre, y fue director artístico del Teatro del Odéon y del Conservatorio Nacional Superior de Arte Dramático de Francia. “Yo trabajé con él como ayudante de dirección y como actriz”.

“Admiro la cultura francesa, su riqueza, su variedad, su lengua tan bella”, afirma la directora y actriz, que a lo largo de su carrera ha llevado a la escena, como directora, a autores franceses dentro y fuera de España. Recuerda un montaje de Molière en Uruguay, otro en catalán de Alfred de Musset (Con el amor no se juega), de Topor en Madrid (El invierno bajo la mesa), de Marguerite Duras ( La amante inglesa), y de Yasmina Reza (Tres versiones de la vida). 

Y no olvida su faceta de actriz, ya que la última obra que representó antes de volcarse en la dirección fue Don Juan de Molière. Este fuerte vínculo francés lo ha extendido a tareas como coach en cine para actores franceses que han trabajado en España o la escritura de versiones teatrales de autores franceses. 

 

Regreso a la interpretación

La concesión del reconocimiento del Gobierno francés se suma a otros destacados en la carrera de Natalia Menéndez, como los premios El Ojo Crítico y Ágora del Festival de Almagro por La discreta enamorada, ambos en 1996; la medalla Celcit en 2013 y el ingreso en 2017 en la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, en la categoría de Encomienda.

Su prestigiosa carrera en España la ha prolongado internacionalmente con esa dimensión francesa y en América Latina, un continente donde ha trabajado a lo largo de los años. “Me motiva y me enriquece muchísimo salir de España, trabajar fuera. Me aporta una energía diferente a la que hay en Europa”, afirma. Allí, en Colombia, México, Chile, Argentina o Uruguay su bagaje escénico ha crecido en contacto con sus “culturas ancestrales y actuales, con los diferentes españoles que se hablan allí, y con los muchos amigos que he hecho”.

Tras terminar una etapa como directora del Teatro Español, su futuro se le presenta esperanzado. “Estoy intentando poner en marcha mis sueños”, afirma. Y entre ellos se encuentra volver a la interpretación, “volver a ser actriz en teatro, en cine, en televisión”, y continuar con proyectos en la dirección escénica y en la dramaturgia. 

“Iré allá donde me lleve lo que me pueda apetecer”, señala. “No quiero cortapisas. Tengo mucha ilusión. Soy una persona que vivo la vida con cierto riesgo o atrevimiento, o eso me dicen, aunque yo no lo siento tanto. Pero sí que siento el mismo impulso que me ayuda a creer, a proyectar a proponer proyectos que me motiven”.