Masescena - El lago de los cisnes: Un ballet cautivador con desafíos y encanto

AÑO VII  Número 341

29 FEBRERO 2024
TEATRO EDP GRAN VÍA

El lago de los cisnes: Un ballet cautivador con desafíos y encanto

Con temperaturas rozando los cuarenta grados, el Teatro EDP Gran Vía se transforma en un frío oasis y nos invita a formar parte de uno de los clásicos de la danza en la Rusia zarista. Si desean escuchar una de las melodías más célebres mientras disfrutan de las impresionantes coreografías, bellos vestuarios y una narración poderosa y emotiva, tienen tan solo hasta el 6 de agosto.

Estrenado por primera vez en el Teatro Bolsoi en Moscú (Rusia) en 1875, los asistentes –gracias a esta producción de International Ballet Masterworks– revivirán la historia de amor y magia entre el príncipe Sigfrido y Odette, una joven convertida en cisne por el hechizo del malvado Rothbart, quien por la noche recupera su forma humana. Sigfrido descubre el destino trágico de Odette y su promesa de amor como única forma de romper el encantamiento. Sin embargo, en una fiesta en el palacio, es engañado por Rothbart, quien presenta a su hija Odile disfrazada como Odette. Sigfrido, creyendo que está jurando su amor a Odette, traiciona a su verdadera amada. El príncipe se da cuenta de su error y lucha contra el hechicero, prevaleciendo su amor con Odette y logrando su redención. Un relato de fantasía y realidad con una poética belleza, para contar una historia llena de amor y esperanza.

El primero de los alicientes para acudir a El lago de los cisnes es escuchar la partitura de Chaikovski que, a pesar de no ser en directo, destaca por su belleza y capacidad para evocar emociones en el público. El tema del cisne quizá sea uno de los más reconocidos, conmovedores y delicados que transmite la fragilidad y la gracia de estas especies. Este tema melódico se repite a lo largo de la obra, y es emblemático del personaje de Odette y su transformación en ave acuática. Además, la partitura de Chaikovski presenta una amplia variedad de estilos musicales que enriquecen la experiencia auditiva. La música refleja la dualidad de la historia de amor y tragedia en el ballet desde los pasajes románticos y líricos hasta las partes más enérgicas y dramáticas. Los momentos de pasión intensa y los de melancolía se ven realzados por las elecciones musicales del compositor ruso, lo que crea nuevamente una conexión emocional profunda con el público.

Otro aspecto destacable de la partitura es su capacidad para resaltar la danza y complementar los movimientos de los bailarines. La música de Chaikovski está cuidadosamente sincronizada con la coreografía, creando una simbiosis perfecta entre esta y la danza. Los cambios de tempo, las variaciones en el ritmo y las dinámicas musicales refuerzan la expresión corporal de los bailarines, realzando la belleza y el impacto visual de las actuaciones. Aquí es donde radica otra de las esencias de esta representación: la universalidad del ballet como un lenguaje artístico y emotivo. A través de sus movimientos y expresiones, este arte es capaz de transmitir una historia profunda y conmovedora, permitiendo que la belleza y el poder de la danza traspasen el proscenio y lleguen a cada uno de nosotros. Este es uno de los mayores aciertos de la dirección de Regina Balaguer del Ballet de Camagüey, representar cómo los seres humanos deben luchar por sus sueños a pesar de los frecuentes obstáculos que nos pone la vida, como la envidia y la maldad.

Después de 55 años llenando los principales teatros del mundo y más de 250 producciones de ballet, principalmente de corte clásico, esta compañía fundada por Fernando Alonso despliega todo su potencial en el escenario transmitiendo de manera efectiva y comprensible el mensaje y la esencia de la historia, independientemente de su origen o idioma. No obstante, en algunos movimientos observé ciertos errores de coordinación, que estoy convencido serán subsanados con el paso de las funciones y permitirá a los bailarines elevar la calidad general de su trabajo, mejorar la precisión y ejecución técnicas y brindar una experiencia aún más impactante al público. Apreciaciones personales aparte, Rafel Saladrigas, como coreógrafo adaptador, hace un trabajo minucioso y realmente bello, volviendo a poner de manifiesto la complejidad en su ejecución y porqué este ballet clásico es intemporal, imperecedero y uno de los más grandes tesoros de la danza.

De los 32 bailarines en escena, destacaría, por su importancia, el apuesto príncipe Sigfrido con una ejecución exquisita de Yanni García. Su momento clave es cuando conoce a Odette en el lago y se enamora profundamente de ella, prometiéndole fidelidad eterna. La princesa convertida en cisne es interpretada por Rosa María Armengol, quien brilla con su fragilidad e inocencia con gran interpretación en los momentos más dramáticos. De su trabajo, destacaría el famoso pas de deux, donde seduce al príncipe con su encanto y virtuosismo técnico. Además, fue una de las más ovacionada en los saludos finales. Por su parte, Iradiel Rodríguez toma el cuerpo de Rothbart, poderoso hechicero que convierte a Odette en cisne y la controla. Sobresale en la confrontación final con el príncipe donde trata de impedir su amor por Odette. Mención especial para el cuerpo de baile que nos deja bellos momentos, como el baile de los cisnes, creando hermosas imágenes coreográficas que enriquecen la puesta en escena; la cual podría lucir más con una mejor iluminación y una escenografía más completa.

El lago de los cisnes es un ballet imprescindible que te sumergirá en un universo de gracia, pasión y encanto con la música cautivadora de Chaikovski y un impresionante cuerpo de baile del Ballet de Camagüey

 

Ficha artística

Primer Bailarín: Yanni García del Risco / Rosa María Armengol

Primeros Solistas: Susel Rockwood / Harold Báez / Yuniet Herrera / Iradiel Rodríguez

Solistas: Shirley Suárez

Corifeos: Gretel Martínez / Gabriela Canut / Adriana Bacallao / Claudia Rachel Pérez / Melissa Maura Ferro / Llan Marlon Aguilera / Amaurys Redondo / Oridel Ibañez.

Cuerpo de Baile: Idalenis Martínez / Miriam Morganis Lugo / Tania Lien Torres / Yaniela Paneca / Elsa Cristina Madiedo / Stelly M. Bernardo / Laura Lisuen Fernández / Ana Carla Reyes Sánchez / Lorena Alexa Cuesta / Jessica Romero Ramos / Leyanys Lores Rodríguez / Thalía Milá / Cadir Nuñez Sánchez / Dani Daniel Rivas / Javier Alejandro Ramírez / Enrique Enrique Oliveros / Juan Miguel Carmenates / Luis Mario Enamorado / José Carlos Abraham / Erick Javier.

Regisseur Principal: Lic. Rafael Saladrigas Ruíz.

Maîtres: Regina Balaguer / Lila Martínez / Rafael Saladrigas / José Antonio Chávez

Profesores y ensayadores: María de los Ángeles Varela /Lic. Liuba Corzo / Yuniet Herrera / Elda Armengol.

Coreógrafo: José Antonio Chávez.

Relaciones Públicas: María de los Ángeles Gómez / Biana Aguiar Barrueto.

Diseñador de Luces: Angel Olazabal.

Jefe de Escena: Mariano Escoda.

Sonido: Luis Milán /Héctor Vázquez

Fisioterapeuta: Lic. Oner Matos

Productor: Eloy Almaguer

Vestuario: Martha Cannet /Bernairis Lumpuy / Herminia Revilla / Damasiel García /

Taller de zapatillas:Martha Palacio / René Hechemendía / Mayda Nápoles / Yusdel Basulto / Jesùs Solis

Attrezzo: Alain Saladrigas

Centro de Promoción de Ballet y Danza “Fernando Alonso”

Coordinadora: María Herminia Martínez

Profesores: María Herminia Martínez/ Lila Martínez / Madiú Hidalgo.

 

 

Noticias relacionadas