Masescena - Opinión

AÑO VI  Número 275

26 NOVIEMBRE 2022

El patio de butacas de la Antigua Universidad Renacentista de Almagro registró un lleno absoluto. No sabría muy bien descifrar si la atracción de público hasta AUREA sería por una de sus protagonistas, Aitana Sánchez-Gijón, o por el contrario estaba motivada por el autor y el director de Malvivir, Álvaro Tato y Yayo Cáceres respectivamente, y ambos, miembros activos de la reconocida compañía de teatro Ron Lalá. Cualquiera que fuera el caso lo que estaba claro es que algo muy grande habría de suceder allí.

Viernes, 15 de julio de 2022. Día 16

Cuando el Festival sale a la calle llama mucho la atención. El teatro en los barrios es un éxito asegurado. El teatro de sus Mercedes se lleva los aplausos de los espectadores y las sonrisas de los que se cruzan con los actores por las calles de Almagro. Y esta edición se ha unido al grupo, patrocinado por Globalcaja, que también lo hace con el palacio de los Villarreal, el Biciverso. Este viernes, la Asociación de la Prensa de Ciudad Real (APCR) invitó a los que formamos parte de la misma a un pase.

Jueves, 14 de julio de 2022. Día 15.

Este jueves hubo rueda de prensa matutina. Antes eran diarias, pero ya casi no hay. Tal vez sea lo correcto, pero hay una tendencia muy preocupante en aquellos que rigen los destinos del Festival, y no hablo del director, sino de los que ponen la pasta. A esa gente hay que juzgarla por lo que hacen, nunca por lo que dicen. Y lo que han hecho es eliminar el servicio de prensa del Festival todo el año, para contratarlo solo por el tiempo en el que se celebra. Es una visión perversa de lo que es un Festival y de la necesidad de ser promocionado. Además, si de algo peca el Festival es de su escasa presencia en los momentos en los que no hay obras. Lo da todo en julio, pero apenas sabemos nada de él en octubre.

¿Cuál es el día más importante en la vida de una persona? El casado probablemente será el día de su boda, el padre quizá se decante por el nacimiento de su hijo y… ¿Un artista soltero y sin descendencia? El día en el que le entreguen el trofeo más importante de su carrera. Si desean poner cara y voz a estos interrogantes y acudir a la gala más importante de la industria cinematográfica no hace falta irse muy lejos, solo deben acudir al Teatro Bellas Artes.

Miércoles, 13 de julio de 2022. Día 14.

El 13 de julio era un día de tarta y champagne hasta que mi padre dejó de cumplir años. Entonces se convirtió en un día de mierda. El mundo se empeña en jodernos la vida. Eso lo dice Sor Juana Inés de la Cruz mucho mejor. Escribe “En perseguirme, mundo, ¿qué interesas?” y resuena potente porque hay debajo una verdad a la que todos podemos acceder. No solo es que quede mejor que “Me estás jodiendo la vida”, es que es más verdad: eso es literatura.

Martes, 12 de julio de 2022. Día 13

Pues ya hemos pasado la mitad de nuestro periplo festivalero. Nos quedan solo doce días. Hay muchas cosas que siguen igual que siempre: hace calor, mucho calor, hay espectáculos buenos, otros no tanto y estamos esperando uno fabuloso, Pogacar parece imbatible aunque su equipo flaquea, España pierde con Alemania, sean chicos o chicas, los políticos se hacen fotos y discuten entre ellos para que creamos que son muy diferentes, agosto espera agazapado el final del Festival… Luego hay otras cosas, pocas, que cambian. Entre ellas, que a José Vicente Gómez, el infatigable director de El Taular, el guarda forestal, el encargado de las rutas senderistas almagreñas y bolañegas, le han dado un premio por la primera obra de teatro que ha escrito. Lo convocaba la Asociación de Amigos del Patio de Comedias de Torralba, la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava y la Diputación. De las tres instituciones solo me interesa la primera, las otras dos, que deberían ser ayudas, son obstáculos, creen que el dinero es suyo. No lo es, pero les dejamos que actúen como si lo fuera y así nos va. Pero vamos a lo nuestro, el premio tenía como leit motiv (la RAE quiere que lo escribamos junto, a veces no se entiende a la RAE), el mundo rural y José Vicente ha ganado un áccesit (la RAE quiere que escribamos accésit, pero yo no he pronunciado eso en mi vida, a veces no se entiende a la RAE aunque tenga razón) con El Alcornocal. No la he leído, pero dice José Vicente que va sobre la vida rural en esa pedanía de Piedrabuena. El domingo, yendo de Candeleda a Piedrabuena pasé, por primera vez en mi vida, por el desvío que conduce a El Alcornocal. Es, desde luego, un lugar aislado. Dice el INE que tiene 126 habitantes. Dice José Vicente que tiene un bar. Habrá que visitarla algún día.

Lunes, 11 de julio de 2022. Día 12.

Cuando acabe el Festival mi carnicero se va una semana de vacaciones. “Cuando acabe el Festival” es una frase que se repite mucho en Almagro, porque el Festival es como la Navidad por estos lares, que puedes creer o no, pero que marca el ritmo vital colectivo, es un ritual laico. Este lunes nos quedamos sin obras de pago. Hay en la programación de este año más huecos de los habituales y de los deseables. El Hospital, buque insignia de la armada encajera, se queda sin representaciones hasta el viernes, cuando llegará Lo fingido verdadero. Es solo un ejemplo.

Domingo, 10 de julio de 2022. Día 11.

El estilo es algo misterioso, inaprensible, indefinible, pero fundamental para la creación. La voluntad de estilo es la voluntad de crear, pero, al mismo tiempo, ha de ser natural, tiene que pasar desapercibido para el autor, que no puede sacrificar la verdad en el altar del estilo. Mi tío Cristóbal, que era carpintero con estilo, es decir, ebanista, lo definía mucho mejor y más sucintamente: “Es muy difícil ser figura” y te guiñaba un ojo. Xavier Albertí tiene voluntad de estilo. Lo vimos el año pasado en El príncipe constante. El estilo de Albertí tiende hacia la contención y el minimalismo: no moverse, no gritar, hablar claro porque el texto es poderoso, no enturbiarlo con la escenografía, no agitarlo, servirlo puro. O no tanto. Este año ha puesto la dramaturgia a Adolfo Marsillach soy yo, que quienes lo vieron afirman que transitaba la peligrosa raya que va del minimalismo a la nada, y El burlador de Sevilla.

Sábado, 9 de julio de 2022. Día 7.

El sábado no lo pasé en Almagro, sino en Gredos, aguja de marear todas las Españas que han sido y que serán. Celebrábamos la amistad. Entre el grupo de amigos, dos jovencitos, velando armas para comenzar la universidad, una vez superada la EVAU madrileña. Los que compartimos horas y aulas con los chicos y chicas de su edad, sabemos que no todo está perdido, que hay esperanza, por mucho que nos quejemos.

“Mucha mierda”, en el argot teatral, se suele decir a las compañías o cuadros artísticos antes de salir a escena. Según nos han contado, esto viene de largo. Y es que la expresión tiene su origen en los siglos XVI y XVII cuando el público asistía en coche de caballos al teatro (corrales de comedias). Al llegar a la puerta del recinto, mientras bajaban del coche, el animal hacía sus necesidades allí mismo, por lo que cuando estaba a punto de empezar la representación un miembro de la compañía se asomaba y miraba la cantidad de excremento depositada. Cuanta más había, más gente de dinero se encontraba entre el público; algo muy importante, porque como no se cobraba entrada, su sustento dependía del dinero que, concluida la función, los espectadores lanzasen al escenario.

La compañía castellanomanchega Producciones Telón estrenó en el Corral de Comedias de Almagro su propuesta Lope, la comedia por llegar, escrita por A. Arnel y dirigida por Juanma Cifuentes. La producción, enmarcada dentro de la 45ª edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, sedujo a un público necesitado de comedia y de humor.

Viernes, 8 de julio de 2022. Día 9

Ayer fui un día largo, que amaneció en Madrid y terminó en La Solana, pasando por Almagro. Tanto viaje incluyó dos acontecimientos inusuales: el inmoderado consumo de cerveza sin alcohol (hasta tres) y la experiencia de ver Cielo Calderón o La vida es sueño según Lorca. El primero es siempre el incumplimiento de una promesa, un quiero y no puedo; el segundo fue un quiero y puedo o un puedo porque quiero y sé, las tres características de la divinidad calderoniana.