Masescena - El "clan" Viyuela presenta "La Paura!" Una lectura en acción en el teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa

AÑO VI  Número 267

27 SEPTIEMBRE 2022
CUATRO ÚNICO DÍAS EN LA SALA III DE ESTE ESPACIO DEL ÁREA DE CULTURA

El "clan" Viyuela presenta "La Paura!" Una lectura en acción en el teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa

El teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa, espacio del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, acoge La Paura! una lectura en acción una producción de El Vodevil, SL, de Pepe Viyuela, a partir de la comedia italiana escrita en 1950, La paura numero uno, de Eduardo De Filippo. El texto y la dirección es de Luis D’Ors y Pepe Viyuela, Elena González, Pepa Pedroche, Markos Marín, Samuel Viyuela y Camila Viyuela componen el elenco de este montaje que reúne por primera vez a los cuatro miembros del “clan” de la familia Viyuela.

La Paura! Es una producción de El Vodevil, SL, a partir de la comedia italiana escrita La paura numero uno de Eduardo de Filippo
Luis D’Ors versiona y dirige este montaje que se podrá ver los días 18, 19, 24 y 25 de mayo en la Sala III del teatro
Pepe Viyuela, Elena González, Pepa Pedroche, Markos Marín, Samuel Viyuela y Camila Viyuela componen el elenco de este montaje que reúne por primera vez a los cuatro miembros del “clan” de la familia Viyuela
El texto ha sido traducido al castellano por la especialista en España del dramaturgo italiano, Ana Isabel Fernández Valbuena
El formato de esta obra no es muy conocido en nuestro país: el semi-montado o lectura en acción de la obra (distinto a las llamadas lecturas dramatizadas)

El texto de Eduardo De Filippo que refleja los sufrimientos de aquel entonces, por el temor al estallido de la bomba atómica y las consecuencias de una nueva guerra mundial, tiene una clara relación con los miedos que nos han tocado vivir en nuestro tiempo: el consecuente cambio de vida en la era digital, la globalización, la propagación de las pandemias, el movimiento migratorio, la incertidumbre económica…

Según la compañía, “la oportunidad de esta producción teatral reside en la revisión de cómo afectan estos temas en la vida cotidiana, la de entonces y la de ahora, tan similares, y la mirada sobre todo ello, desde la distancia cómica, la risa liberadora”.

Según la productora, con La paura, inauguran un nuevo formato de producción, tan sencillo y sobrio en la ejecución, como rápido y urgente en la definición, que creen que se adecúa a nuestro tiempo, más complejo e inmediato. Se trata de un formato, algo más extendido fuera de nuestro país, pero aun poco conocido aquí: el semi-montado o lectura en acción de la obra (distinta a las llamadas “lecturas dramatizadas”).

Quizá la mayor virtud del formato reside en lo artístico: dejar espacio en la presentación de la ficción permite al espectador que construya con su imaginario la puesta en escena completa. Para los creadores, el montaje se convierte en un juego de gran potencia poética, en el sentido de que se abre a la ambivalencia de significados.  Además, el carácter de work-in-progress per­mite al espectador disfrutar de “la cocina” del teatro, el descubrir los recursos y procedimientos del escenario y presenciar así cómo la compañía va elaborando su artilugio teatral.  Si bien el esfuerzo de montaje -en cuanto al trabajo de los intérpretes, el director y los téc­nicos- no difiere tanto de una puesta en escena común, todas las ventajas anteriormente descritas (en especial las artísticas), nos animan a hacer esta propuesta que confiamos despierte el entu­siasmo del teatro vivo.

Luis D’Ors es un amante del teatro de Eduardo de Filippo, según él mismo dice: “Amo el teatro de Eduardo desde siempre. El suyo es un teatro muy napolitano, muy para ese tiempo y sociedad. Quizá, por eso mismo, tan universal. Un teatro ambivalente, de un tono aparentemente naturalista, pero en esencia tea­tral, poético; tan dramático como cómico; tan cruel como misericordioso. Un teatro complejo, chejoviano. Conocí La paura, número uno, de mi amado Eduardo de Filippo, en pleno confinamiento. Me pareció un argumento rico en preguntas e imá­genes para nuestro tiempo. Lo que a Eduardo siempre le interesa es cómo afecta el ambiente de afuera a lo de dentro, a la vida cotidiana familiar. Para preguntarnos: ¿Y tú cómo vives lo que sucede? ¿ha cambiado el modo de mirar tu vida? El autor no da respuestas, pero nos recuerda que “somos lo que creemos”. Que vivi­mos la vida según la miramos. Que somos crea­dores de nuestra realidad”.

 

Noticias relacionadas