Masescena - "Lorca, Vicenta". Cristina Marcos es la protagonista de esta obra que pone en valor a la madre de Federico García Lorca

AÑO V  Número 247

16 MAYO 2022
ESTRENO EN EL TEATRO FERNÁN GÓMEZ CCV DE MADRID DEL 3 AL 27 DE FEBRERO

"Lorca, Vicenta". Cristina Marcos es la protagonista de esta obra que pone en valor a la madre de Federico García Lorca

Lorca, Vicenta es una ficción basada en hechos reales en la que tres voces de la dramaturgia actual convergen en otra para romper el silencio, para ponerla en valor. Noble, cariñosa, familiar, creyente, tenaz, responsable, empoderada, culta, capaz, generosa, protectora... madre.

Ella fue quien legó el apellido por el que fue mundialmente conocido el genio granadino. Ella es Vicenta Lorca, la madre de Federico
La reconocida actriz Cristina Marcos es la protagonista de este espectáculo que nos descubre la figura de una mujer que ha permanecido en la sombra, oculta ante el enorme brillo de su hijo
Lorca, Vicenta es una ficción basada en hechos reales en la que tres voces de la dramaturgia actual (Itziar Pascual, Yolanda Pallín y Jesús Laiz) han colaborado para poner en valor y que conozcamos -y reconozcamos- a una mujer que nos puede hablar sobre cómo era Federico, el hombre, más allá del mito
Este montaje, dirigido por José Bornás y que cuenta con equipo de auténtico lujo, se estrenará en Madrid en el Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa y podrá verse del 3 al 27 de febrero
Miguel Rellán, Elisa Matilla, Daniel Albadalejo, Manuela Paso, Ángel Ruiz... también aparecen en escena, en formato de vídeo, para interaccionar con la propia Vicenta como trasuntos de Lorca, porque al final, Federico somos todos y cada uno de nosotros

Vicenta, la mujer que nunca ríe en las fotos, escribe a su hijo como el que riega una semilla que ha plantado y sabe que dará sombra a otros ("Recuerdos de todos, besos de tus hermanos...") lo que nos permite confrontar al Federico universal con el de carne y hueso.

 

Puesta en escena

Vicenta se quedó huérfana de padre un mes antes de nacer. Su madre y ella fueron viviendo de prestado en distintas casas de parientes. En 1892, con 22 años, se sacó la oposición y empezó a trabajar de maestra. Esto alivió la situación económica familiar, todo parecía ir a mejor, pero en apenas un año perdió a su madre. Y Vicenta respira y camina. Al poco tiempo conoció a un hombre viudo con el que se casaría y formaría una familia, pero siempre bajo la sombra de la primera esposa. Como diría su hijo mayor: "mi infancia es la obsesión de unos cubiertos de plata y unos retratos de aquella otra que pudo ser mi madre".
Y Vicenta escribe y camina. Ya con 32 años perdió a su segundo hijo, de tan solo 2, y cuando tenía 66 asesinaron a su primogénito en la Guerra Civil. Y ella respira, respira profundo y sigue caminando; escribe profundo y sigue caminando.

Per se, su vida ya resulta del todo interesante, pero es que, además, Vicenta se apellida Lorca.

Adelante, hacia atrás, con paso firme camina por la cuerda floja que separa todos los tiempos de todos los espacios. Vicenta habita el recuerdo y se pregunta: ¿Qué puedo hacer para que mi hijo sea feliz? ¿Estará haciendo lo que debe o estará perdiendo el tiempo? ¿Le llegará el dinero, irá bien vestido, pasará hambre? Pero también, ¿qué hubiera ocurrido si Federico no hubiera ido a casa de los Rosales? ¿Cómo sería su vida si no le hubieran asesinado? ¿Hasta dónde habría podido llegar?

Vicenta es tierra y escribe cartas a Federico desde las raíces, con la fuerza y la debilidad de lo humilde, de lo sencillo, como quien da el pan y la sal, y nos convida a preguntarnos: ¿cuándo fue consciente del formidable talento de su hijo? ¿Qué sintió cuando le dieron el dinero para que publicase por primera vez? ¿Y cuándo debutó en el teatro? ¿Acaso proyectó en su hijo su propio deseo de trascender? ¿Qué dice cuando calla? ¿Cómo pudo vivir después de ese 18 de agosto de 1936 cuando dejó de mirar el reloj y tiñó, para siempre, de luto sus canas? ¿Volvió a escribir a Federico desde entonces? ¿Para despedirse, quizás? ¿Para decirle las cosas que nunca le dijo y cerrar la carta una última vez con un “Recuerdos de todos, besos de tus hermanos y un fuerte abrazo de tu madre que no te olvida un momento”?

Vicenta, aquí está tu boca. ¿Tendremos oídos para escucharla?

 

Proyecto

Lorca, Vicenta
es un montaje protagonizado por Cristina Marcos, actriz de amplia y reconocible trayectoria que obtuvo el Premio Goya a la mejor actriz protagonista por su trabajo en Todos los hombres sois iguales, fue nominada al mismo premio como actriz de reparto en Tacones Lejanos y, además, fue premio Unión de Actores por La regenta en su categoría cinematográfica y ganadora del mismo premio en su categoría teatral por El método Grönholm.


Este espectáculo es un 'one woman show', pero Cristina Marcos estará acompañada en escena por el piano de Cristina Presmanes, quien también es la encargada de los arreglos musicales.

También aparecen en escena, en formato de vídeo, intérpretes como Miguel Rellán, Elisa Matilla, Daniel Albadalejo, Manuela Paso, Ángel Ruiz... para interaccionar con la propia Vicenta como trasuntos de Lorca, porque al final, Federico somos todos y cada uno de nosotros.

Itziar Pascual, Yolanda Pallín y Jesús Laiz, tres grandes representantes de la dramaturgia contemporánea, han unido su talento para crear esta ficción basada en hechos reales. Otros grandes nombres de la escena estarán abrigando el proyecto en la parte técnica: Juanjo Llorens es el encargado de la iluminación, Almudena Rodríguez Huertas es la encargada de vestuario, Asier Sancho ha creado la escenografía, Xenia Sevillano es la responsable del trabajo coreográfico y de movimiento, y Andrea Waitzman ha creado los títeres y objetos que aparecen en la función.
Javier Ortiz es el productor ejecutivo y José Bornás, un director con contrastada solvencia cuyo trabajo hemos podido ver en montajes como Malvados de Oro, ¡Ay, Carmela! o Tito Andrónico, entre otros, es el encargado de dar forma a todo proyecto a través de la dirección escénica. 

Todo este gran equipo es el responsable de que podamos conocer a la madre de Federico García Lorca en este montaje, Lorca, Vicenta que se estrena en Madrid, en el Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa el próximo 3 de febrero.

 

La compañía

Apata Teatro se crea en mayo de 1999 durante el transcurso de reuniones entre algunos profesionales de las artes escénicas, casi todos ellos caracterizados por su paso por una Escuela Superior de Arte Dramático de distintos puntos de la geografía española, decidiendo unirse para así poder elaborar distintos proyectos teatrales a su medida.

Del amplio espectro de experiencias teatrales a nuestro alcance, Apata Teatro elige el modelo que cree más acertado para generar el tipo de espectáculos que según su criterio puede y debe realizar: un teatro accesible, popular y comprometido que indaga tanto en las nuevas dramaturgias como en los nuevos lenguajes escénicos para buscar su propia voz y un lenguaje propio con el que hacerse oír. En definitiva, elaborando un producto competitivo y de calidad, un producto para un público de hoy. En esta línea se desarrollan sus trabajos pues con ello Apata Teatro pretende encontrar nuevas clases de relación con el espectador, intentando un mejor entendimiento y comunicación con un público que se encuentra en una constante mutabilidad.  

José Bornás, uno de los impulsores de Apata Teatro, es también el director de Lorca, Vicenta. Tras formarse a las órdenes de directores tan relevantes como Eduardo Vasco y Helena Pimenta, emprende su carrera formando la compañía APATA TEATRO con la que sigue realizando espectáculos y proyectos: Malvados de Oro actualmente de gira por territorio nacional, ¡Ay, Carmela!, Las flores de Don Juan, Graciosos de oro, No puede ser el guardar una mujer, So Happy together, Absalón en la franja (sobre Los cabellos de Absalón), Tito Andrónico, Para lo que hay que vivir..., Fobos, New York-Kabul, El montaplatos... son algunos de los montajes que ha realizado, saltando así del clásico al contemporáneo y vuelta al clásico.

Además, en una nueva rama tendente a la pedagogía, realiza cursos de aproximación a la interpretación del teatro barroco en el intento de formación de nuevos profesionales que se enfrenten sin pudor al teatro de nuestro siglo glorioso, y es profesor del Departamento de Dirección de la RESAD.

 


   Lorca, Vicenta


   Intérprete:
Cristina Marcos.

   Actriz, Piano y arreglos musicales: Cristina Presmanes.   

   Dramaturgia: Itziar Pacual, Yolanda Pallín y Jesús Laiz.
   Dirección: José Bornás.
   Iluminación: Juanjo Llorens.
   Vestuario: Almudena Rodríguez Huertas.
   Escenografía: Asier Sancho.
   Videoescena: Pedro Chamizo.
   Coreografía y Movimiento: Xenia Sevillano.
   Títeres y objetos: Andrea Waitzman.
   Producción ejecutiva: Javier Ortiz.

   Comunicación Lemon Press

 

 

Noticias relacionadas