Masescena - Teatro del Corso presenta en el Off Latina de Madrid la producción "Inspector"

AÑO VII  Número 341

27 FEBRERO 2024
DESDE EL 12 DE ENERO, LOS VIERNES A LAS 22H. EN OFF LATINA

Teatro del Corso presenta en el Off Latina de Madrid la producción "Inspector"

Imagen de una escena de la obra

El Off Latina de Madrid acoge en escena la obra El Inspector, de Nikolai Gogol, una obra que escandalizó a la Rusia de su época, y que ha acabado convertida en un clásico universal.

Una producción de Teatro del Corso en colaboración con Estudio Ágora con Cris Medina, Félix Toribio, Damián Lucas, Delfín Estévez, Fede Lucas, Victoria De La Peña, Estrella Montejo, Raúl Bravo, Cris García, Ana Rodríguez, Roge Castro. Dirigida por Delfín Estévez

El Inspector ha sido representado en teatros de todo el mundo desde hace casi 200 años.

Posiblemente el éxito de esta pieza se explica por la agudeza con la que retrata las debilidades de la condición humana.

El Inspector forma parte del exitoso género de las “comedias de malentendidos”, donde una sucesión de equívocos conducen a los personajes a situaciones hilarantes. Sin embargo pocas veces se puede asistir a un juego argumental tan afortunado como el que se da en la obra de Gogol.

La nota diferencial que aporta esta obra frente a otras piezas del mismo género, reside en su valentía para poner en el centro de la acción a las autoridades públicas. Tras el estreno de la obra en 1836, Nikolai Gogol huyó de su ciudad por culpa del escándalo.

Como veremos, la vigorosa comicidad del espectáculo convive con una aguda reflexión sobre la falta de escrúpulos en el desempeño de los cargos públicos.

La dirección del montaje corre a cargo de Delfín Estévez, en la inmejorable compañía de once intérpretes avalados por una larga experiencia en los escenarios.

 

Sinopsis

El alcalde de un pequeño ayuntamiento es prevenido acerca de una noticia aterradora: el gobierno ha enviado a un inspector para investigar las irregularidades del consistorio.

Parece que dicho inspector actuará de incógnito, nadie sabe cuándo llegará, ni el tiempo que se quedará en la ciudad.

Llevados por el pánico, los responsables municipales se apresuran a camuflar las pruebas de sus delitos, por si el inspector infiltrado se halla entre las personas que han llegado en las últimas semanas.

Para colmo de males, el alcalde comete un error imperdonable: toma por el verdadero inspector a un desconocido que acaba de llegar a la ciudad. El joven, un holgazán que ha despilfarrado su fortuna, se encuentra –sin comerlo ni beberlo- con una ocasión inmejorable para aprovecharse de la situación y cometer todo tipo de tropelías sin que nadie se atreva a poner el más mínimo inconveniente.

 

El autor

Considerado una de las cumbres de la literatura rusa, Nikolai Vasilievich Gogol nació en Sorochintsi, actual Ucrania, en 1809. Hijo de un pequeño terrateniente, a los diecinueve años se trasladó a San Petersburgo para intentar, sin éxito, labrarse un futuro como burócrata de la administración zarista. En 1831 se incorporó como profesor de historia a la universidad, donde conocería a Alexander PushkinDe su colaboración regular con distintas publicaciones nacieron las Veladas en la finca de Dikanka (1831-1832), que constituyeron un enorme éxito y lo llevaron, en 1835, a abandonar la universidad para centrarse definitivamente en la literatura. Ese mismo año publicó Mirgorod, una continuación de las Veladas, que contiene cuatro relatos, entre ellos el poema épico Taras Bulba.

En 1836 apareció su comedia más célebre: El inspector, una sátira sobre la corrupción de la burocracia. El estreno de la obra y el posterior escándalo obligó al escritor a abandonar temporalmente el país. Instalado en Roma, continúa dedicado a la literatura y en 1842 termina Almas muertas, donde describía sarcásticamente la Rusia feudal. También en ese año publicó El abrigo, obra que ejercería una enorme influencia en la literatura rusa.

Una profunda crisis espiritual le llevaría, en 1848, a peregrinar a Jerusalén. En su última etapa se refugió en una estricta religiosidad. En 1852, poco antes de morir, al borde de la locura, quemó muchos de sus manuscritos.

 

Duración del espectáculo: 90 minutos sin intermedio