Masescena - Teatro

AÑO VI  Número 260

09 AGOSTO 2022

Tras haberse marcado como objetivo el apoyo a jóvenes creadores para que puedan sacar adelante producciones tras los obstáculos impuestos por la crisis del COVID19, Fundación Smedia ha seleccionado a la productora Producciones con K para coproducir su obra Jäger, fuet y una última canción. Un proyecto de Sara Ruiz Sardón quien, tras protagonizar Yo, Nunca, obra escrita junto a Jesús Redondo, y firmar los textos inéditos Otra obra sobre un futuro de mierda y Al final siempre hay que matar a alguien, se adentra por primera vez en el mundo de la dirección con este texto propio.

Juego de niñas es una obra inmersiva en la que el público participa. Una comedia amarga que estará del 27 de abril al 8 de mayo en el Teatro del Barrio, y que habla de educación, sobreprotección y miedos. La ha escrito y dirige Adrián Novella para la compañía teatral valenciana Bullanga, y aborda las inseguridades que sienten madres y padres a la hora de dejar a sus hijas e hijos en el colegio, y las que sienten las criaturas respecto a lo que se espera de ellas: ¿las aceptarán en clase? ¿Se sentirá orgullosa la familia? Y, añadido a esto, ¿vivimos en una sociedad que sobreprotege a la infancia?

La compañía valenciana l'Om Imprebís y el Teatre Talia de Valencia presentan el próximo 28 de abril la producción «Descarados». Esta versión muy española de Clacson, trombette e pernacchi, de Dario Fo y Franca Rame, se sirve de la ironía y el humor para hacer una sátira de nuestra sociedad.

La Sala Fernando Arrabal A de Naves del Español en Matadero, espacio del Área de Cultura, Turismo y Deporte, presenta el 26 de abril el estreno en Madrid de Animal negro tristeza, un texto de la dramaturga alemana Anja Hilling dirigido por Julio Manrique. La obra, una producción de Sala Beckett Teatro Español, estará en cartel hasta el 20 de mayo durante cuatro únicas semanas y está protagonizada por Mireia Aixalà, Joan Amargós, Màrcia Cisteró, Norbert Martínez, Jordi Oriol, Mima Riera, David Vert y Ernest Villegas.

En línea con los estrenos del mes pasado, mayo abre con dos funciones en tono de comedia cargadas de crítica social y reflexión. La primera, Canción para volver a casa, es una creación de T de Teatre con texto y dirección de Denise Despeyroux, que reflexiona sobre la idea de perderse para volver a encontrarse, la reconciliación con uno mismo y la aventura impredecible que supone la vida. Este mes también nos brinda el estreno absoluto de Blast, el nuevo trabajo de Teatro En Vilo, con un elenco formado por una nueva generación de artistas de entre 16 y 26 años, que cantan y gritan a los males que acechan a su generación y se rebelan contra las contradicciones del mundo en el que viven.

En el empeño de la concejalía de Cultura de Móstoles y en concreto del equipo de Artes Escénicas por convertir sus teatros en puntos de encuentro con la cultura y los distintos lenguajes en que esta se manifiesta, esta primavera tendrá lugar dentro de la programación de Crisol A Escena un Ciclo de TEATRO POLÍTICO con la intención de estimular el pensamiento crítico y focalizar en importantes momentos de la historia.  

Los próximos 6, 7 y 8 de mayo, la agrupación artística ÉSKATON regresa a Réplika Teatro - Centro Internacional de Creación (C/ Explanada, 14 de Madrid) para llevar a escena su segunda pieza: Ejercicios militares para confundir éxtasis con agonía. Un año después del estreno de su ópera prima, Cicuta Contagiosa, Miguel Deblas y George Marinov presentan este nuevo proyecto escénico con una dramaturgia y espacio sonoro original, y una puesta en escena basada en la construcción de imágenes extremas, la performance y la coreografía. Al igual que su anterior pieza, este proyecto también forma parte de los Sistemas de apoyo a la creación: residencia para artistas de Réplika Teatro.

 Con el objetivo de dar a conocer la dramaturgia escrita por mujeres en el siglo XIX; la Compañía Nacional de Teatro Clásico estrena El disfraz / Las cartas / La suerte, un montaje con firma de mujer que recupera tres piezas dramáticas en prosa de las escritoras decimonónicas Joaquina Vera, Víctor Català (Caterina Albert) y Emilia Pardo Bazán, que comparten la intención de llevar el lenguaje hablado del mundo rural al arte escénico.