Masescena - Teatro

AÑO VI  Número 255

07 JULIO 2022

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y la productora extremeña Maribel Mesón presentan "Las suplicantes", en versión de Silvia Zarco sobre las obras de Esquilo y Eurípides. La dirección corre a cargo de Eva Romero. El Teatro Reina Victoria de Madrid acogerá la función del 22 al 26 de junio dentro de la extensión del festival emeritense en Madrid, organizado por Pentación Espectáculos.

La obra teatral escrita por Pacho O`Donnell fue estrenada durante su exilio en España en 1980 e interpretada por Cristina Rota y Lina de Simone. Vuelve a salir a escena en Madrid, en este caso con la puesta en escena del director argentino Nahuel Picone y el gaditano Paco Sepulveda.

Brutal presenta una nueva producción: Romeo y Julieta. El espectáculo, que hará temporada en el Teatre Poliorama a partir del 10 de junio (aunque el estreno será el día 15), está dirigido por David Selvas y cuenta con la dramaturgia de Joan Yago (La Calòrica). Con esta obra, además, se conmemoran 10 años de la primera de la función de la productora.

El Teatro Quique San Francisco de Madrid acogerá a partir del 23 de junio y hasta el 16 de julio la obra "Blabacoche", una road theather cómica con toques de thriller estrenada en plena pandemia (9 de octubre de 2020)  y que no ha parado de recorrer España. Escrita por Eduardo Galán y dirigida por Ramón Paso cuenta en su reparto con Soledad Mallol entre otros.

Ya lo advirtió Íñigo Errejón, para mofa de algunas personas: teníamos problemas de salud mental y, con la pandemia (y sus muertes sin duelo, incertidumbres o inestabilidad económica), se han desatado. Hay algo positivo: antes, la depresión, la ansiedad o hasta el suicidio eran tabúes, pero le estamos perdiendo el miedo a filtrarlos en las conversaciones, y se están aceptando más. 

Acaba de estrenarse el peor espectáculo de la temporada. Un Tito Andrónico sin sentido y mal interpretado. Las actrices de la compañía se reúnen en una improvisada cena para tratar de salvar el espectáculo. Egos, envidias y rencillas marcan una delirante cena donde recurren a los personajes y escenas de la obra de William Shakespeare.

¿Qué sucedería si de repente los figurantes de una obra decidieran interrumpir la representación?  Algo inaudito está a punto de suceder en el interior de un gran teatro. La mecha de la revolución ha prendido entre bastidores y, a pocos minutos de que se levante el telón, los figurantes encierran a los actores principales en los camerinos y se presentan  ante el público como los nuevos protagonistas de la representación.  En su afán por igualar los méritos de sus opresores, estos dieciocho figurantes comenten todo tipo de disparates y extravagancias.  Por si esto fuera poco, un sorprendente descubrimiento nos trasladará desde lo que parecía ser una confortable comedia hacia una inmejorable oportunidad para reflexionar sobre las paradojas de la libertad individual y colectiva. ¿Lograrán acabar con los privilegios de los protagonistas? 

El quinto montaje de La Estampida, compañía dirigida por José Troncoso, Premio Ojo Crítico de Teatro 2020, es ‘La Noria Invisible’, la historia de Juana y Raquel, “la Gafas” y “la Tetas”, las apartadas del instituto que, con 15 años intentan sobrevivir atrapadas en su rutina entre clases y deberes, compañeros que no las entienden y familia que no las escucha. A pesar de su entorno hostil, ellas siguen soñando con una pasión sin límites y nos recuerdan que también nosotros, todos, veíamos nuestra vida entonces como un videoclip. Desde la adultocracia en la que vivimos ahora, José Troncoso mira a la adolescencia, ese momento de confusión en el que uno se busca a sí mismo desesperadamente, se lo cuestiona todo, hasta la propia identidad y el sentido de la vida, para darle voz a dos chicas condenadas irremediablemente a crecer.

¿En qué momento decidiste pasar a la acción con este monólogo? Curvynace de un momento cercano al cabreo en el que no entiendo por qué mi condición física se pone en el ojo del huracán de la crítica constante. De repente, el sobrepeso ha empezado a utilizarse mucho como arma de marketing. En el terreno de la moda, la estética, alimentación… Hay temita para rato aquí. De repente dejaron de hacer tallas “de todo tipo” para llamarle a la talla más grande “talla especial”. Se generó una falta de tallaje y moda durante un par de años para después lanzar marcas de tallas grandes… y entonces dejaron de llamarse especiales. ¡Ver cómo se orquesta todo esto alrededor de tu físico hace que te replantees qué está pasando! Y en el fondo no me refiero solo al sobrepeso,Curvyde algún modo conecta con todo aquello que se sale de lo estipulado como “normal”, y “normal”, evidentemente lo pongo entre comillas. Porque, ¿cuáles son los parámetros de la normalidad? ¿Y porque la “normalidad” es lo correcto, estético, bello y saludable? 

El teatro de Pablo Fidalgo es un teatro de “ficciones documentales”. En el proceso de creación de sus piezas hay un primer momento de investigación documental sobre historias de vidas anónimas, en las que se puede ver cómo la violencia y el silencio de la historia española se refleja en las vidas comunes. En un segundo momento se produce una reelaboración poética del resultado de esta investigación. Es un teatro que intenta hace emerger la política de las vidas y de los cuerpos comunes. Un teatro que desentierra y escarba. Un teatro sin teatro y un intento de explicar la violencia institucional.